Directrices de Google sobre SEO para webmasters

votaraddthis

En esta ocasión, en vez de dar consejos sobre SEO, escribiré sobre lo que recomienda directamente el propio Google en sus directrices para webmasters concernientes al posicionamiento de nuestro sitio web. Está bien hablar sobre SEO y comentar nuestra experiencia, pero remitirse a los “orígenes” y a la base de lo que deber ser un buen posicionamiento según el buscador más usado en nuestro país conviene de vez en cuando.

Todos lo que sea facilitar la vida a Google y a sus bots ayudando en la búsqueda, indexación y clasificación de una web, pienso que tendrá su recompensa. Para ello, el buscador sugiere una serie de indicaciones: las mejores que podemos realizar y las peores para nuestro SEO. Haciendo caso a las directrices, nuestra web tendrá menos posibilidades de ser considerado un sitio spam.

Recomendaciones sobre la calidad del sitio web

Las directrices de calidad de Google se refieren a las técnicas que no se deben ejecutar. Son aquellas que algunas personas realizan para saltar alegremente las restricciones del buscador y conseguir mediante sus trampas un SEO mejor del que le corresponden. Asimismo, si una técnica pirata funciona ahora, pienso que es porque Google todavía no ha desarrollado la tecnología necesaria para detectar esa infracción. Además, si hay una práctica “contraindicada” que no se mencione en las directrices, no se debe dar por hecho que a Google le parece bien. En palabras textuales escritas en sus recomendaciones : “Los webmasters que se esfuerzan por respetar el espíritu de los principios básicos mencionados anteriormente ofrecen a los usuarios un servicio de mayor calidad y alcanzan una posición mejor que aquellos que buscan la forma de aprovecharse de los vacíos legales.”

El gran buscador nos recomienda las siguientes pautas para los sitios web: la página tiene que estar encaminada para los usuarios (los motores de búsqueda van en segundo lugar) y no mentir a los usuarios ofreciendo expectativas que luego no se van a cumplir. Todo se reduce a responder a un par de preguntas de lo que realizamos para mejorar y optimizar nuestro sitio: ¿Los cambios son beneficiosos y prácticos para mis visitantes? ¿Los efectuaríamos si no existiera el posicionamiento o SEO? Es más, la creatividad está al orden del día: reflexionad sobre lo singular, provechoso o atractivo que podemos ofrecer para la comunidad sin olvidar a la competencia para distinguirse y sobresalir por encima de ellos.

Ahora tocan las prácticas que Google considera ilegales y que tenemos que evitar a toda costa: ocultar textos o enlaces, copiar contenido de otros sitios, generar contenido automáticamente, abuso de palabras claves irrelevantes, colaborar en esquemas de enlaces, redireccionar de forma engañosa,  crear páginas web con contenido malicioso (troyanos, suplantaciones de identidad, virus), excederse en el uso de fragmentos enriquecidos o páginas puerta. Ya escribí un post sobre algunos de estas pérfidas prácticas conocidas como Black Hat. Además, si queremos profundizar más sobre el contenido de este párrafo, Google nos desarrolla la información.

Complementando a estas malas artes, Google pone a nuestra disposición un formulario para denunciar a sitios por posible spam o uno de los casos anteriores si consideramos que incumple las directrices maestras. En estos casos, Google se reserva el derecho a actuar como mejor estime oportuno pudiendo o no tomar medias tras evaluar el caso. Los casos posibles son desde emplear automatizaciones para luchar contra el spam hasta el caso extremo de retirar el sitio web afectado tras su estudio.

Periódicamente conviene revisar que que nuestro sitio no esté infectado con spam o cualquier oto código malicioso. Si no tenemos los conocimientos técnicos necesarios, podemos mirar en el webmaster toots de Google que nos informa de posibles sospechas de malaware y simialres. Además, si pensamos que nuestra web sufre algún tipo de castigo bien sea por no mostrarse en los resultados de búsqueda de Google o bien sea por un rendimiento peor a un periodo anterior de tiempo podemos pedir a Google su reconsideración. Pero sólo si cumplimos con las directrices que dispone.

Recomendaciones técnicas

Seré sincero: esta sección requiere un poco de conocimientos de programación y, por tanto, un poco pesado. Visualizar nuestro sitio web igual que las arañas es muy útil para comprender su trabajo y si pueden rastrean bien o no nuestro sitio web. Aquí nos damos cuenta si JavaScript, cookies, identificadores de sesión, marcos, DHTML o Flash estorban la  apariencia de la página. Lynx es una navegador de sólo texto que nos resultará útil para esta tarea. Además, para tratar bien a las arañas y su importante trabajo de rastreo tenemos que dejar sean libres. Es decir, que naveguen libremente por nuestro sitio web sin impedimentos: sin identificadores de sesión ni argumentos. Como excepción a lo anterior están las zonas privadas o no queramos sean indexadas.

El servidor contratado debe aceptar la sentencia HTTP “If-Modified-Since”. La utilidad de esta cabecera reside en avisar a Google por parte del servidor de cambios realizados en la web desde el último rastreo de sus bots trayendo consigo una reducción en el ancho de banda y gastos.

Ahora toca hablar sobre el archivo robots.txt de nuestro sitio. Sirve para indicar a las arañas en que lugares y cómo pueden rastrear en la web, aquí hay más información sobre el archivo en si, sus sentencias y dónde colocarse. Para confirmar que está bien configurado y funciona, lo comprobamos en las herramientas para webmasters. Asimismo, los robots.txt no pueden indexar los anuncios de AdSense de Google y los enlaces de DoubleClick, por tanto, la comprobación de que la publicidad no influya al SEO.

Lo último de esta parte que nos falta son tres tareas. Comprobación de la visualización en los navegadores más usados (por experiencia donde más fallos he tenido ha sido en Explorer), el rendimiento del sitio y reducir el tiempo de carga. La filosofía de Google se basa en la satisfacción del usuario y en la buena calidad del sitio, por tanto, las webs rápidas incrementan felicidad del usuario y mejorar la calidad general del sitio. Para controlar esta variable hay varias páginas tales como GTmetrix o YSlow. La importancia que dedica Google a la velocidad se pone de manifiesto en esta herramienta de desarrollo llamada Page Speed y la información suministrada desde herramientas para webmasters.

Recomendaciones sobre diseño y contenido

Google dispone también directrices para la forma visual de la página y la información ofrecida a los usuarios. Para empezar nuestro sitio debe tener una estructura concisa y fácil de seguir para los visitantes con los enlaces apropiados y justos, acompañado del alcance a todas las páginas con un link de texto estático siendo como mínimo. Concretando el tema sobre links: establece la creación de un mapa web del sitio (un índice con las secciones principales),  además cada página del sitio debe poseer los enlaces oportunos (no tiene sentido un exceso).

En lo relativo al contenido en sí nos aconseja meter bastante información y las páginas escritas mediante artículos redactados con sencillez y precisión al mismo tiempo que empleamos palabras que usarían, con mayor probabilidad, los visitantes a tu sitio. Acompañando al texto suelen ir imágenes, pues deben de completarse sus atributos “alt” y “title” junto a una buena explicación breve. Para entrar en más detalle aquí van links sobre imágenes, vídeo y fragmentos enriquecidos que Google recomienda en sus directrices.

Yendo a una parte más técnica entrando con el código HTML, la subsanación de links rotos le da gran importancia. Si tenemos páginas dinámicas ( la URL contiene ‘?’ al final seguido de números y letras), no todos los bots las rastrean a diferencia de las páginas estáticas. Por tanto, se aconseja sobre los parámetros sean cortos y exiguos.

Tareas que realizar cuando nuestro sitio esté acabado

Mandar a Google nuestra web a través de la página, no hay nada como hacer el trabajo por otros, y enviar el sitio web de nuestra página a las herramientas para webmasters de Google facilitando que se sepa la jerarquía.

Y por último…

Si queréis información de primera mano y más a fondo, aquí os dejo el link para leer las directrices que establece Google. Habiéndo estudiado las recomendaciones de Google para webmasters sobre posicionamiento, toca ser sinceros: ¿hacemos caso a las directrices de Google o sólo realizamos mejoras en función de la opinión de los gurús (o expertos o blogueros)?